Radiestesia, el ser humano como antena.

Con Jorge Carvajal

La radiestesia es una antigua ciencia de la consciencia, donde el mayor instrumento de adivinación del ser humano es el propio ser humano. Somos la antena, la síntesis de billones de antenas, donde cada célula, cada membrana, cada átomo, cada latido del corazón es una fuente de resonancia a la medida de cada ser, y es por esa razón, que podemos encontrar en nuestro interior la información precisa.

La mente no puede separarse de la información, necesitamos de un estado de consciencia preciso, de silencio interior. Desde el aquietamiento de la mente se alcanza el alineamiento de la consciencia y ahí, el estado del ser, un estado de paz incondicional desde donde entramos en resonancia con el todo convirtiéndonos en un detector único, pero también, esto es importante, en un emisor.

El silencio interior, es el punto cero de consciencia, el instante que hace resonar ese gran péndulo o antena, que es el ser humano.

«El instante, es la ventana del campo cuántico, la ventana a todas las posibilidades»

Jorge carvajal

Bioarquitectura, los edificios como seres vivos.

Con Iñaki Alonso

hay demasiados ejemplos de arquitecturas en conflicto con la naturaleza y con las personas, razón por la que la disciplina ha de reinventarse como bioarquitectura.

Tenemos la responsabilidad de crear hogares que intenten mantener todas las propiedades de relación de las personas con su entorno, y dentro de lo posible, las mejores propiedades. Ya hay muchas cosas que nos alejan de nuestro estado natural, por eso, los elementos constructivos deben mantener la naturaleza del lugar. Los edificios, deberían ser como organismos vivos, adaptados coherentemente a la geobiología del lugar, con un metabolismo capaz de producir tanta energía como consumen, devolver los recursos al medio sin contaminar, tal y como los reciben de la naturaleza, manteniendo el agua y el aire limpios, procurando que sus materiales puedan tener varias vidas y en su fin, alimentar la tierra.

Las casas, tienen que nutrir una relación con las personas, cuidando de ellas, cuidando de la sociedad, y cuidando el mundo. Porque la arquitectura, no acaba cuando se termina el edificio.

Sintergética, lugar y ánima, donde todo converge.

Con Jorge Carvajal

Con el concepto de SINTERGÉTICA, Jorge Carvajal nos lleva desde la unidad al todo, desde donde regresamos con infinitas experiencias aparentemente dispares, pero con las que constatamos que, en realidad, todo es uno y diverso.

Desde la posición elevada que permite la sintergética, no se observa diferencia entre cuerpo y ánima, entre el lugar que habitamos y la vida que allí expresamos, entre el corazón de la tierra y el nuestro propio, todo es parte de una unidad de dimensiones infinitas donde el patrón de relación invisible que une todas las partes, es la consciencia.

Desde esta óptica, vamos a abordar conceptos de geobiología, que como veremos, no se diferencian ni podemos separarlos de todo lo demás a pesar de su singularidad.

«La consciencia es el patrón de relación invisible entre todas las cosas«

Jorge Carvajal

RADIESTESIA con una VARA de ZAHORÍ

Con Fernando Pérez Fernández

Cuando realizamos radiestesia con una vara de zahorí, como se hacía antiguamente, hacemos rabdomancia. Rabdomancia viene del griego rhabdos, vara y manteia, adivinación. Así que, adivinamos con una vara. En realidad, en occidente, la palabra rabdomancia era la utilizada para designar lo que hoy conocemos como radiestesia hasta hace poco más de un siglo.

La palabra radiestesia es muy nueva, creada por el abad Bouly hacia 1920 con las raíces del latino radium, radiación y el griego aesthesia, percepción por los sentidos o capacidad de sentir, expresando así el termino radiestesia como sensibilidad a las radiaciones.

La palabra zahorí, es muy interesante, viene del antiguo árabe hispánico al zuharí, similar al hebreo, el zoharí, ambas lenguas semíticas habladas en la península ibérica antaño, y que en su esencia significa, “el que hace el esplendor”. La palabra zahorí solo se utilizaba durante la antigüedad en la península Ibérica por la presencia árabe y denominaba a los buscadores de pozos para la extracción de aguas subterráneas.

En su origen hebreo, el esplendor, se expresa como el zohar. En árabe, el tercer astro más brillante en el cielo después del sol y la luna, se conoce como al Zuhara, para nosotros el planeta Venus, la diosa romana del amor, para los árabes, un magnífico esplendor en la oscuridad del cielo nocturno.

Cuando hacemos de zahorí, hacemos una luz, una claridad, un esplendor sobre algo oculto con una vara de madera que, en algunas ocasiones, expresa una respuesta sensible a un cambio en los campos geofísicos externos, o como diría Bouly, radiaciones telúricas.

El sistema que procesa la información que se obtiene con la radiestesia es indescriptiblemente complejo en contraste con lo sencillo que resulta el método, la radiestesia, en realidad es muy sencilla de practicar y si os apetece, os invito a que me acompañéis en esta breve clase de radiestesia con una vara de zahorí.

De geobiología y abejas

Con José Juárez

Las abejas llegaron antes que nosotros al mundo, son un ejemplo de adaptación, generosidad y colaboración con el planeta. El ser humano ha sabido aprovechar su labor y ha explotado el recurso de la miel y la cera, primero como recolectores y más tarde como apicultores.

La apicultura se ha desarrollado empíricamente observando la vida de los enjambres, aprendiendo sobre lo que les gusta a las abejas y sobre su cultura, averiguando que se orientan en el medio usando la posición del sol y el campo magnético terrestre como referencias, que se comunican entre ellas para compartir informaciones importantes para el enjambre, que colaboran como si de un solo organismo se tratase, “el enjambre es un solo animal que puede ser tan grande como un elefante, si no fuese porque lo metemos en colmenas como cajas de zapatos” nos enseña el apicultor José Juárez. También, que saben contar y que conocen el concepto del cero, y que, sin ellas, igual la vida en la tierra no existiría o tendría que haberse buscado otra manera de existir.

Además, nos han enseñado cómo eligen el lugar donde vivir en base a las energías de la tierra, saben encontrar aquellas energías telúricas que más les gusta, porque les hace más prósperas en la producción de recursos y en la cría.

La energía telúrica adecuada trae éxito al enjambre, y las abejas, también nos han mostrado que saben de geobiología.

Nuestro agradecimiento a José Juárez y cosasdeabejas por su inestimable contribución www.cosadeabejas.es

Enamorate de tu casa


Con el Dr. Jorge Carvajal

Fragmento extraído del vídeo El médico, el lugar y la salud.

Si quieres tu casa cuidas tu casa, si te quieres cuidas tu cuerpo.

Enamorate de tu casa, haz de tu hogar un paraíso, el paraíso no es externo es lo que creas en tu interior y cuando sientes que tu casa hace parte de ti la vas a cuidar, la vas a embellecer, la vas a conectar a tierra, al sol, vas a dejar que entre la luz y así, entrarás en resonancia con la naturaleza.

¿Casas felices? No, casas productivas.


Con el Dr. Jorge Carvajal

Fragmento extraído del vídeo El médico, el lugar y la salud.

A partir de las tecnologías diseñamos espacios cada vez más inteligentes, pero a la vez, más tontos, más brutos, más contaminados.

En estos edificios se enferma, aumentan los casos de fatiga crónica y el nivel de discapacidades. En realidad, son edificios creados para explotar mejor nuestro tiempo, incrementar enormemente nuestro rendimiento, impedir perder un solo segundo, quitar la pausa, el silencio, el contacto con la naturaleza, ni la luz solar puede pasar adecuadamente, es filtrada. En estos edificios quedamos desnutridos energéticamente.

Nuestras tecnologías han servido para protegernos de las inclemencias del clima y darnos protección, eso está bien pero un exceso de protección crea ruptura y descoordinación de nuestros procesos y ciclos naturales.

Somos cada vez más inteligentes, pero a la vez más brutos, porque hemos perdido el contacto con la inteligencia magna de la naturaleza.

El médico, el lugar y la salud


Con el Dr. Jorge Carvajal

¿Qué relación tiene el lugar donde vivimos con la salud? ¿Qué acontece en los edificios, en nuestras casas, que pueda beneficiar o afectar nuestra vitalidad?

Desde la consulta del médico, ¿en qué casos se puede intuir que un paciente se encuentra influenciado negativamente por el lugar en el que vive o trabaja? Y en ese caso, ¿cómo se gestiona la salud de un paciente afectado por el lugar en el que hace su vida?

¿Podríamos decir que nuestra casa, al igual que los alimentos o el ejercicio físico, puede también, ser una de nuestras mejores medicinas?

¿Qué nos dice el médico al respecto?

Según el Dr. Jorge Carvajal, entre el 30 y el 40 % de los problemas de la salud están influenciados en mayor o menor medida por diversos factores inmanentes a los edificios en los que hacemos nuestras vidas. Pudiendo en algunos casos, llegar a ser la causa directa.

Carvajal nos relata cómo hablan los lugares donde se expresa nuestra vibración, nuestra armonía y desarmonía, de cómo construimos nuestra casa mediante nuestra presencia. “En realidad, uno hace la casa que lo hace a uno, es una interacción recíproca y permanente” Así, el lugar es lo que permite la expresión de nuestro potencial, pero también puede frenar esa expresión.

Según Jorge, separamos el ser del estar, pero en realidad no existe esa separación, el cómo somos depende en buena parte también del dónde estamos. “Sin estar no se puede ser”

Jorge Carvajal es Médico cirujano por la Universidad de Antioquia, Colombia, escritor, investigador y docente, con más de cuarenta años de práctica clínica dirigida a la integración de diferentes sistemas médicos. Es creador de los métodos de salud sintergética y manos para sanar y en la actualidad es presidente de la Asociación Internacional de Sintergética.

En esta ocasión nos hemos reunido con el Dr. Carvajal para conocer de su mano la importancia que tienen los edificios en los que vivimos y trabajamos para nuestra salud y nuestras vidas, aprendiendo cómo mejorar nuestra relación en salud con el lugar en el que habitamos.

Restaurar el contacto con la TIERRA


Con el Dr. Jorge Carvajal

Fragmento extraído del vídeo El médico, el lugar y la salud.
Antes que nada, es restaurar el contacto con la tierra, esa es la principal medicina.
Estamos naciendo en el campo de la medicina a una cosmovisión mucho más amplia en la que se contempla la relación cuerpo tierra.
En la evaluación de muchos de los trastornos clínicos crónicos se observa que el primer gran común denominador es la perdida de contacto con la tierra. Si no estamos en contacto con la tierra no estamos en contacto con la mayor fuente de electrones que tenemos.
La vida es un plasma electrónico activado, tenemos vitalidad y tenemos vida mientras haya flujo de energía y el flujo de energía es flujo de electrones. La tierra es electronegativa y nuestra vida se nutre de esas cargas eléctricas que vienen de la tierra.
Aislados de la tierra acumulamos cargas electropositivas que nos fatigan y roban nuestros electrones provocando un proceso oxidativo.

El ser y el estar


Con el Dr. Jorge Carvajal

Fragmento extraído del vídeo El médico, el lugar y la salud.
La expresión del ser tiene mucho que ver con el estar, sin estar no se puede ser.

El lugar es lo que permite la expresión de nuestro potencial, pero también puede frenar esa expresión. Separamos el ser del estar, pero en realidad no hay separación. El cómo somos depende en buena parte también del dónde estamos.